La familia es el regalo y don que Dios nos ha concedido, es centro de la sociedad en donde se inculcan valores, fortaleza y sustento para desarrollarse en las diferentes áreas de cada miembro.

Tan importante es la célula familiar que el mismo Jesucristo quiso contar con una a la hora de su venida, Él estuvo por 30 años al servicio de su familia conformada por la Santísima Virgen María y San José.

Hoy en día existen diferentes tipos de familias, con diferentes pensamientos, hábitos, ideologías, con extrema pobreza, con violencia, maltrato psicológico, y un sin fin de situaciones que hacen que ese núcleo tan importante sea un lugar en el que no se quisiera más habitar. Es fundamental incluir en nuestro sistema familiar los valores como el respeto a la vida, la educación, contar con una ayuda psicológica y espiritual que son pilares fundamentales para iniciar un nuevo replanteamiento de lo qué es una familia sana.

Es de reconocer el esfuerzo que algunas familias realizan al mantenerse firmes por mantener los principios de su identidad natural y cristiana; la lucha de los esposos por la fidelidad, la defensa a la vida, la indisolubilidad y la generosidad de los padres por acoger, proteger y educar a sus hijos.

La celebración del “Día de la familia” se lleva a cabo el primer domingo de marzo, y deseamos que las familias crean profundamente en sus valores, a aquello que Dios nos ha invitado: Ser santuarios de vida, Iglesias domésticas en donde reine el amor, la vida y la escucha.

Te compartimos 5 sugerencias para celebrar en familia marzo, mes de la familia:

1- Desayuno: ¡Ha amanecido! Dios nos da la oportunidad de que este día sea divertido y sobre todo en unión. Pueden realizar un delicioso desayuno para disfrutar, tener una buena conversación, aprender a conocerse; saber más sobre tus hijos, cónyuge, padres, tíos, abuelos; etc. El objetivo es compartir los alimentos y los sentimientos de cada uno.

2- Vayan juntos a misa: Cuando convierten a Dios en su centro, todo lo demás es secundario. Compartir la Santa Eucaristía es unirse también a la familia del Cielo; la Santísima Trinidad que se hace presente entre ustedes y al elevar sus oraciones Dios escucha cada una de sus necesidades.

3- ¡Diversión!: Si tienes pequeños en casa, es momento de hacer algo diferente. Pueden ir a algún zoológico a visitar a los animalitos, a un parque de diversiones, ir a bicicleta, patinar, hacer un picnic, o si es el caso visitar un pueblito mágico. (Lo importante es no dejar desapercibido este día y que los niños aprendan a convivir, conectar con sus padres y viceversa).

4- Comida familiar: Ponte de acuerdo días antes con toda tu familia, queden en una casa para llevar alimentos, bebidas refrescantes, dulces, piñatas, juegos de mesa, etc; disfruten de una buena platica, dejen que los abuelos cuenten sus aventuras, vean películas y llénense de mucho amor.

5- Cine: ¿Quieren salir de casa? Un buen plan es ir al cine, elijan la película de su agrado al termino de ésta sugerimos realizar un análisis de lo aprendido, los valores que contiene, lo bueno y lo malo de la trama; y por qué no abrir un debate.

No olvides poner a Dios en el centro y platicar con tus hijos de la importancia de celebrar a la familia.