“No se te ocurriría construir una buena casa para vivir en la tierra sin consultarle a un arquitecto. ¿Cómo quieres levantar sin un Director el alcázar de tu santificación para vivir eternamente en el cielo?” (San Josemaría Escrivá)

Un director espiritual es un acompañante que junto con él podrás discernir tu camino hacía la santidad, dará luz a tu alma, preverá de respuestas a tus preguntas.

Dios tiene una misión y plan perfecto para cada uno y discernirlo es responsabilidad de todo cristiano serio y que busca cumplir con el llamado que el Señor hace.

Todos los santos tuvieron un guía espiritual pues muchas veces el discernir solos complica la claridad del llamado, por eso es más fácil clarificar entre dos las palabras de Dios.

Un ejemplo claro de esto es nuestra Santísima Virgen María quien encontró su vocación por medio de las palabras de Arcángel Gabriel.

Y aún preguntó cómo sucedería todo esto.

¿Dónde encontrar un Director espiritual?

Se debe hacer una búsqueda con muchísimo cuidado, tener en cuenta que la persona a la que elijas debe tener por amor primero a Dios, una vida de gracia/sacramentos, coherente en su vida de fe y humana.

Puede ser un sacerdote o laico comprometido en quien tú puedas ver una profunda piedad, sabiduría, experiencia, madurez, celo por las almas, Adoración y oración íntima con Dios.

¿Cada cuándo debo hablar con mi Director espiritual?

De modo regular, no menos que mensualmente y a menudo semanal o quincenalmente. Sugerimos que una sesión pueda durar de 30 min a una hora para concretar resoluciones las cuales deben ser llevadas a la oración, acción y dar continuación a la siguiente sesión.

¿Qué debo decir?

De cajón deberás hablar de tu vida de oración, lectura espiritual y vida de sacramentos. Las áreas de ti vida como matrimonio, trabajo, escuela, amistades, familia y servicio dentro de la Iglesia.

Se deberá poner mayor atención al área en la que más se necesita trabajar y mejorar. También si necesitas liberarte de inesperadas alegrías y tristezas que se dan en el peregrinar por la casa de Dios.

Pide a Dios en oración que te revele a la persona indicada para ser tu guía espiritual, que disponga a tu alma a iniciar una nueva etapa de compromiso con su creador para llegar a la santidad.