¡La belleza de orar por tu matrimonio, don que Dios otorga a un corazón dispuesto! 

Crisis, divorcios, discusiones, soberbia, orgullo y adulterio son factores que lamentablemente están reinando en el centro de los matrimonios soltando de esta manera toda esperanza por recuperarse el uno al otro o dejando la carga a una parte.

Hoy queremos recordarte que el sacramento del matrimonio tiene un poder grandísimo pues ha sido Cristo mismo el testigo de sus promesas ante el altar; existe muchísima confusión por parte de las sociedad actual, medios de comunicación e ideologías que nos han enraizado en el pensamiento y alma que las relaciones sólo viene a enseñarte algo y posteriormente con toda libertad pueden alejarse, ¿será esto funcional en los matrimonios?

¿Un matrimonio se puede rescatar? Sí, con la voluntad, perdón y trabajo por ambas partes; pero sobre todo con la ayuda de Dios permitiéndole a Él que sea el centro de sus vidas, la renovación/ conversión y purificación de su carne.

Pasarán por un proceso doloroso con fuego, sacrificios, llanto e incluso pensarán que la meta está lejana… ¡No! tan sólo es Cristo quien está trabajando porque Él no deja nada en lo oculto y sin mancha; Él saca toda sombra de un matrimonio que está dispuesto a seguir adelante a luchar contra todas aquellas tentaciones que le hacen ser débil pero que en Jesucristo se encuentran las virtudes de la paciencia, amor, humildad, perdón con el fin de ser testimonios fieles de restauración y esperanza para muchos otros que quieren o ya han tirado la toalla.

¿Qué es el matrimonio? La unión perfecta de dos almas con Dios, sacramento de amor para conceder vida, para ser ayuda mutua en la Tierra y así llegar juntos al Cielo.

Eleva tu mirada al Cielo, suplica si en tus anhelos está la unión y reparación de tu matrimonio, ora con toda tu alma y con todo tu corazón por tu conversión y la de tu cónyuge pues para Dios todo es posible, recuerda también que lo que desees conlleva un tiempo, podrá realizarse hoy mismo o en años pero no pierdas la fe, la esperanza que Dios que es el Amor verdadero está trabajando a tu favor y el de tu pareja.

Oración por los matrimonios en crisis. 

“Amado mío, esposo mío, Jesucristo a Ti vengo suplicando por mi esposa/o para que su corazón sea consolado por las heridas que le he causado así mismo te pido por el mío para que lo sanes de todo orgullo, rencor y falta de perdón, concédenos la conversión que nuestro matrimonio necesita, se Tú el Amor que reine en el centro de nuestra vida.

Dios Padre Celestial por favor restaura, limpia, purifica y renueva con tu poder nuestro espíritu; perdona nuestras ofensas, sana todo dolor de adulterio, llévate aquellas debilidades que no nos dejan entregarnos como una sola carne, une nuestras almas aún en la distancia física.

Señor ten piedad y misericordia de todo matrimonio en dificultan, consuela sus almas pues sé lo que en este momento están sintiendo y junto con su dolor uno el mío al tuyo cuando estabas en la Cruz a la cual acudo para sostener el sacramento que adquirí el día de mi unión con mi esposa/o, lo dejo y entrego todo a tu tiempo o Dios mío  y a tu santa voluntad”.

Amén.

¡Todo por muy difícil de comprender viene con un bien mayor, fija tu mirada en tu Amado: Cristo Jesús! 

Te compartimos el canto “Adoremos” de Carlos y su esposa Carito.

“Que todo matrimonio se una en Adoración a Cristo el Señor, se postren juntos ante aquel que es la fuente del Amor”.