Dios nuestro, que en el misterio de la Santísima Trinidad nos revelaste que eres comunidad perfecta de vida y amor; haz que pidamos reflejar también nosotros el amor a la vida frente a la cultura de la muerte presente en nuestro México.

Padre, Creador de toda vida. Nos ponemos en tus manos y volvemos nuestros ojos hacía a Ti, que eres el origen de todo lo que existe, para que sepamos reconocer el valor de toda vida humana y la dignidad de la persona. Protégenos de la enfermedad y de la muerte del amor y del cuerpo, y ayuda a nuestras familias en sus necesidades para tener una vida digna y agradable a tus ojos.

Señor Jesús, que redimiste a la humanidad y viniste para que tuviéramos vida en abundancia, haz que caminemos todos contigo, como discípulos misioneros, saliendo al mundo a sembrar y difundir el Evangelio de la Vida sin temor. Que como Iglesia, contribuyamos con nuestros talentos en el misterio de tu Redención, y hagamos germinar en los corazones el amor a la vida.

Espíritu Santo, “Señor y dador de vida”, ayúdanos y danos las gracias necesarias para madurar en nuestra fe, y que impulsados por Tu presencia nos comprometamos a impregnar, transformar la sociedad con los valores del Evangelio, construyendo así la Cultura de la Vida.

Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra, Tú que eres el santuario de la vida y que llevaste en tu vientre a Cristo, intercede por todo nuestro pueblo para que caminando junto a tu Hijo y escuchando la verdad de su Palabra, sepamos defender la vida y la dignidad de toda persona.

Amén.

Santa María de Guadalupe, custodia de la vida. Ruega por nosotros.