¡Divina Providencia de Dios, ruega por nosotros! 

“Señor de misericordia, vengo ante tu presencia para pedirte me concedas un trabajo digno y bien remunerado, atiende a mi súplica amado Jesús; ayúdame a recibir de Ti los bienes que sólo Tú sabes que me hacen faltan, así mismo te pido me llenes de tus virtudes para saber administrar y valorar con profundo amor tus grandes regalos.

Abre Padre bueno las puertas que por ahora se me han cerrado, prepara mi corazón para cuando ese momento especial llegue; te entrego todo lo que tengo, todo lo que soy, todo lo que quiero y deseo, se Tú quien dirija mi vida profesional, espiritual y psicológica.

Espíritu Santo, ven y derrama sobre mí la luz y sabiduría para saber reconocer los talentos que me has otorgado para ponerlos al servicio de los demás, rompe las barreras que no permiten que yo pueda obtener un trabajo; dame paciencia para saber esperar a tu tiempo y voluntad, la capacidad de reconocer que contigo todo lo puedo y que no hay nada en este mundo que no se logre con tu ayuda.

Divina Proviencia; Padre, Hijo y Espíritu Santo bajo tu voluntad pongo mi vida; te pido por todos aquellos que están en la misma situación, llénalos de paciencia y sobre todo de confianza en Ti, cubre sus necesidades, no permitas que les falte el vestido, la comida, el sustento, un lugar dónde descansar; escucha el clamor de aquellos que no aguantan esa situación tan complicada y están tan desesperados, ten piedad amado Dios, te lo pedimos por medio de San José quien fue un hombre justo, y trabajador; y a través de la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María”.

Amén.

¡Escribe tus peticiones a Dios, puedes dejar tus comentarios en la parte de abajo para que oremos juntos por tus necesidades!