¡Todos tenemos deseos, sueños y anhelos en el corazón!

Un sueño que palpita fuertemente en el corazón es un anhelo que Dios ha puesto en ti para que se realiza bajo su voluntad.

Recordemos que Dios tiene planes y propósitos majestuosos para todos nosotros y sólo de Él proceden cosas buenas para sus hijos; lo importante es reconocerlos, escuchar su voz y preguntarle para qué he sido creado, quién soy yo.

Cuando nuestra voluntad se une a la voluntad del Señor, es cuando el camino inicia para encontrar nuestro propósito de su mano poderosa.

Muchas veces las cosas que pedimos tardan o no llegan, te pedimos tener paciencia porque algunos sueños llevan tiempo y algunos otros no se realizan porque Dios sabe que no es lo mejor para tu vida, por lo que te dará la luz y fortaleza para reubicarte.

Te compartimos una linda oración para que de la mano de Dios puedas cumplir los anhelos de tu corazón, los sueños que tanto has esperado y deseado.

Jesús, amigo fiel.

Quiero que sepas que todo ha estado bien,

sólo que me encuentro muy desesperado

pues todo por lo que tanto he trabajado

no ha llegado, la impaciencia me invade,

el desánimo se hace cada día más presente.

Sé que lo mejor está por venir

pero mi humanidad me hace querer

tener ya mi más profundo anhelo.

Cuando estoy en oración contigo

siento tu presencia y tu voz diciendo:

“Aquí estoy a tu lado, confía en Mí”.

En algunas ocasiones me siento débil,

frágil y en desconfianza pues mi humanidad

sale a la luz y pienso que no llegarán esas

oportunidades que son medios para ser feliz.

Hoy te pido Señor mío que me ayudes a comprender

que llevo mi propio proceso, que no debo adelantarme

a tu voluntad, hazme comprender que soy único e incomparable

que no debo compararme con los demás y que tengo

talentos, virtudes y dones que nadie más los tiene como yo.

Te invito a que formes parte de mis proyectos,

y que aunque me cueste me ayudes a aceptar tu voluntad,

permito que seas Tú quien dirija mi vida

en conjunto a mis decisiones y responsabilidades.

Ayúdame a realizar mi parte, trabajar en mis anhelos

desde mi presente para tener cosecha productiva en Ti.

No sé como iniciar pero confío que me iluminarás

y llevarás por el camino correcto porque con la libertad

que me has concedido hoy te digo que quiero soñar a tu lado.

Amén.