¡En nuestro quinto día pidamos el don de Conocimiento!

El don del Conocimiento permite al alma darles a las cosas creadas su verdadero valor en su relación con Dios. El conocimiento desenmascara la simulación de las creaturas, revela su vacuidad y hace notar sus verdaderos propósitos como instrumentos al servicio de Dios. Nos muestra el cuidado amoroso de Dios aún en la adversidad, y nos lleva a glorificarlo en cada circunstancia de la vida. Guiados por su luz damos prioridad a las cosas que deben tenerla y apreciamos la amistad de Dios por encima de todo. “El conocimiento es fuente de vida para aquel que lo posee” (Prov. 16,22).

Oración:

Ven, Oh Bendito Espíritu de Conocimiento, y concédeme que pueda percibir la voluntad del Padre; muéstrame la nulidad de las cosas de la tierra, que tenga idea de su vanidad y las use sólo para tu gloria y mi propia salvación, siempre por encima de ellas mirándote a Ti y tus premios eternos. Amén.

Descarga la Novena al Espíritu Santo, realiza las lecturas y oraciones correspondientes al día; al termino reza la coronilla al Espíritu Santo que encontrarás al final del documento.

¡Fluye Espíritu Santo y apoderate de todo mi ser, Señor!