¿Queremos ser santos?

Recuerden “Los santos y amigos de Cristo sirvieron al Señor en hambre, sed, frío y desnudez. En trabajos y fatigas, en vigilias y ayunos, en oraciones y santas meditaciones, en persecuciones y muchos oprobios.

De día trabajaban y por la noche se ocupaban en larga oración. Y aunque siempre estaban trabajando, no cesaban de orar aunque sea en silencio. Todo el tiempo hacían el bien. Las horas les parecían cortas para darse a Dios.

Vivían en verdadera humildad, en sencilla obediencia, caridad y paciencia, y por eso cada día crecían en espíritu y alcanzaban mucha gracia delante de Dios”. (Imitación de Cristo)

¡Descarga tu manual de Consagración!   https://bit.ly/3D5Nruc