SAN JOSÉ, PATRONO DE LA JUSTICIA SOCIAL.

Como discípulos de Cristo estamos llamados a imitar a San José y a trabajar por la justicia social.

Nuestras familias son el punto de partida y el centro de la vocación de justicia.

La forma en que tratamos a nuestros padres, conyugue o hijos, refleja el compromiso con el amor y la justicia de Dios.

Demostramos nuestro compromiso con el Evangelio en la forma en que usamos nuestro tiempo y nuestro dinero y en que en nuestra vida familiar este incluida la ética de la caridad, el servicio y la acción por la justicia.

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ