SAN JOSÉ, PROTECTOR DE LA SANTA IGLESIA.

Como protector de la Iglesia San José es un maravilloso intercesor para los sacerdotes.

El sacerdocio es abrumador debido a todas las dificultades y retos pastorales, además de lo que implica para ellos la oscuridad por la que está pasando la Iglesia.

San José es importante para ayudarles.

Él se enfrentó con muchas dificultades también; ese fue su llamado y Dios le otorgó la gracia para llevarlo a cabo.

El Señor les da también la gracia necesaria a cada uno de sus sacerdotes.

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ