SAN JOSÉ, PATRONO DE LOS MORIBUNDOS.

Se cree que San José tuvo una muerte feliz y santa, contemplando a Jesús y descansando en los brazos de María.

¡Qué muerte tan bendita poder ver a Dios antes de morir y que Dios mismo te diga que es momento de irse!

Este fue un regalo para José por parte de parte de su Hijo, quien entregó a su padre, al Padre Eterno.

La muerte de San José es conmovedora y es un deseable ejemplo para nosotros.

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ