SAN JOSÉ, PILAR DE LAS FAMILIAS.

¡Qué gran hombre debió de haber sido José para merecer la honorable obediencia de nuestro Salvador!

Es ya difícil para el hombre común y corriente manejar el estrés de hacer funcionar un hogar normal con niños normales.

Sin embargo, con la gracia de Dios, José soportó la responsabilidad de cuidar, proteger y proveer al Creador de los cielos y de la tierra y a la Madre de Dios, quienes lo respetaron y obedecieron como cabeza de familia. ¡Que maravillosa responsabilidad!

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ