SAN JOSÉ, GLORIA DE LA VIDA DOMÉSTICA.

Decir que San José es la gloria de la vida doméstica, es decir que en él vemos el mejor ejemplo de cómo un hombre puede transformar grandemente la vida del hogar.

Hay cierto esplendor y honor en el hogar cuando está ordenado de manera adecuada y guiado por el ejemplo paternal de San José.

Para muchas personas la familia doméstica es algo secundario.

La mayoría creen que deben trabajar duro para proveer las necesidades materiales de sus familias, sin embargo, los hombres y mujeres católicos tienen la responsabilidad de construir la Iglesia doméstica, es decir, la familia, que es el cuerpo más pequeño de creyentes en Cristo.

¡Nuestra familia es más importante que cualquier cosa!

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ