SAN JOSÉ, MODELO DE LOS TRABAJADORES.

José nunca hizo ningún milagro conocido públicamente; nunca dio discursos importantes; no fue una figura pública, sino que se le conoció solo como un humilde carpintero.

Trabajó en la oscuridad, y, sin embargo, tuvo parte importantísima en el plan de salvación de Dios.

El trabajo cristiano no se concibe como un fin en sí mismo, ni tampoco como el camino para adquirir riquezas terrenales, sino que existe para dar gloria a Dios y ayudarnos a estar listos para la eternidad.

Recuerden leer y orar la parte que toca de su manual de Consagración.

¡Dios los bendiga!

¡Descarga tu manual! https://acortar.link/inrjQ