¡Ama a tu esposa como Cristo ama a su Iglesia! 

Proteger, amar y orar por tu esposa es una decisión que cambiará radicalmente tu matrimonio, a ti hombre que eres cabeza de familia; Dios te invita a seguir su ejemplo de amor, sirviendo a tu amada como Él lo hace con su Iglesia.

Queremos compartirte algunas citas bíblicas que te ayudarán amar a tu esposa:

*”Ama a tu esposa así como Cristo amó a su Iglesia”. (Efesios 5, 28- 33) Cristo es el claro ejemplo de amor y demuestra el cuidado que tiene a su Iglesia, el amor que entregó por ella hasta la muerte con la finalidad de obtener su salvación.

*”Ama a tu esposa de la misma forma en que amas tu vida”. (Efesios 5, 28- 33) Si tu amor propio es semejante al amor que le otorgas a tu amada sabrás que es un reflejo de ti, cuida de sus emociones, salud mental, psicológica y espiritual; protege sus finanzas, respalda sus anhelos y ayúdala a cumplir sus sueños, únete a su dolor así como haces tú con tu propia vida.

*”Se considerado, comprensivo…” (1 Pedro 3, 7a) La naturaleza de la mujer es de ser sencilla y “frágil” respecto a cargar cosas pesadas, así que te recomendamos en tu masculinidad demostrarle tu caballerosidad como abrirle la puerta del auto, ayudarla a levantar cosas pesadas, demostrarle tu amor a través de la escucha activa, otorgándole un abrazo cuando se sienta sensible y con muchas ganas de llorar; así lograrás que su femineidad crezca, de esta manera su relación se mantendrá en equilibrio pues ambos estarán cumpliendo adecuadamente sus roles.

*”No seas cruel con tu esposa”. (Colosenses 3, 19) Cuando tu amada esté sensible no seas grosero, impaciente, pues las ofensas crean heridas profundas en el alma; escúchala y se paciente con ella, lo único que necesita muchas veces es de tu fortaleza como varón y saberse protegida por ti. Recuerda que tú la elegiste y que Dios te concedió ese hermoso tesoro. ¡Cuida de su corazón!

*”Honra tu matrimonio; mantenlo puro siendo honesto en todas las formas”. (Hebreos 13, 4) Respeta primeramente tu corazón y alma, así lograrás respetar a tu esposa; mantén tu mirada en Cristo, recuerda que las miradas lujuriosos son ya adulterio en el corazón. Pide al Señor la gracia para serle fiel a Él para serle así fiel a tu esposa, fortaleza para los momentos de tentación y alegría para disfrutar de tu matrimonio.

*”No te dejes seducir por otras mujeres”. (Proverbios 5, 20) Mantener una relación íntima con Cristo te ayudará a fortalecer tu espíritu para defender de todos y todo tu matrimonio, involucra al Espíritu Santo para que te conceda ser fiel a tu esposa desde la mirada, mental y físicamente.

*”Llama a tu esposa “bendita” y elógiala”. (Proverbios 31, 28- 29) Piensa por qué la elegiste, qué fue lo que te enamoró de ella y díselo cada que puedas, a las mujeres les agrada ser elogiadas y que destaquen sus más grandes virtudes tanto físicas como internas.

*”Se agradecido por tu esposa y date cuenta del favor que has recibido de Dios”. (Proverbios 18- 22) En tu oración personal agrade a Dios por la vida de tu esposa, por las bendiciones que ella ha traído a tu vida y por ser privilegiado por tener una mujer de bendición a tu lado.

*”Se una sola carne con tu esposa en todos los sentidos”. (Mateo 19- 5) Comparte con ella todo aquello que te hace feliz, cuéntale tus proyectos y anhelos, invítala a cenar como cuando eran novios, dedícale un espacio para llamarla y decirle li mucho que la extrañas, no ocultes nada y sean uno solo como Cristo lo es con su Iglesia.

*”Honra a tu esposa “como coheredera de la gracia… para que sus oraciones no encuentren obstáculo”. (1 Pedro 3, 7b) Esta cita es muy fundamental pues se trata de mantener a Dios en el centro de su matrimonio; la gracia fue concedida en el momento que se unieron en el santo matrimonio y fue para ambos, den gracias al Cielo por este gran regalo, cultiven su vida de oración, recen juntos el Santo Rosario, acudan al sacramento de la confesión, adoren al Santísimo Sacramento del Altar, asistan a la Santa Eucaristía y refuercen su amor en la unión esponsal.

¡Oramos a Dios por la unión de los matrimonios para que a diario recuerden que la fuente de Amor es Cristo y que en Él todo es posible!