El Día Internacional de la Familia fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993.

El día que se lleva a cabo esta celebración es el 15 de mayo de cada año, con el objetivo de exaltar la importancia de la principal célula de la sociedad; la familia.

Para unirnos a esta celebración queremos darte algunos puntos que puedes hacer y festejar junto a tu familia.

1- Oración en familia: No hay mejor momento que estar con todos tus seres amados y pedirle a Dios por cada una de sus necesidades. Cuando se crea un espacio especial para elevar suplicas a Dios, Jesucristo se hace presente, Él escucha todo lo que hay en nuestro interior, entiende las situaciones personales, familiares; presentándoselas al Padre con el propósito de que sean escuchadas, y atendidas bajo su voluntad.

2- Agradecer por el valor de la familia: Tener una familia es un don que Dios concede por su gracia, agradecerle a diario es un acto que humildad, es poner en sus benditas manos la protección de cada uno de sus miembros.

3- Llama a tus seres queridos: Utiliza los nuevos medios para comunicarte con tus seres amados, aquellos que por alguna razón física o emocional se encuentran alejados; no pierdas la oportunidad de decirles lo importantes que son para ti. Envíales algún mensajito expresándoles tus sentimientos, cuánto lo extrañas, lo importante es hacer presencia en sus vidas.

4- Tiempo de calidad: No se reunan sólo el día de la familia, pretextos para convivir hay muchísimos; pueden hacerse espacio para comer juntos en una casa, salir de viaje, ir al cine, realizar un picnic o acampar. La idea es crear recuerdos, demostrarse su amor, cariño y apoyo. Pueden buscar el momento para escucharse los unos a los otros y comprenderse mutuamente. ¡Muchas veces lo que necesitamos es ser sólo escuchados!

5- Elaborar una caja del tesoros: Cada miembro de la familia debe elegir un objeto especial, con algún significado emotivo; en una caja de madera pueden guardarlos. El objetivo es reunirse, explicar su significado para que en los momentos más difíciles esa caja pueda ser de gran ayuda.

Podemos abrirla en familia, reconectar con esas emociones de felicidad, y tomarlo como impulso para seguir adelante aún en las situaciones más complicadas que la vida nos presente.

Deseamos que Dios proteja hoy, mañana y siempre a tu familia; que Él sea su escudo y fortaleza en los momentos de turbulencia, que los llene de amor, salud, paz y bendiciones especiales.

¡Nuestro Amado Jesús habite en el corazón de tu familia, nuestra madre Santíima los cubra con su santo manto, y los haga invisibles al mal!