Festejar a mamá es una celebración que alegra al alma!

Es el día 10 de mayo que en México festejamos a todas las mamás; celebración que esperamos para darles las gracias a través de un gesto de amor, un regalo especial, serenatas y abrazos.

La virtud de la maternidad proviene sin duda de la voluntad de Dios, Él concede a la mujer el don perfecto de llevar en su vientre materno a otro ser. ¡Y damos gloria a Dios por ser tan bueno con todas las mamás que han dedicado su vida entera por el bienestar de sus hijos!

“Qué grande será una madre, que hasta Jesús quiso tener una”. 

La Santísima Virgen María demostró el amor que conlleva ser mamá, llevó por nueve meses en su vientre al que sería el salvador de la humanidad, fue el primer sagrario de Cristo aquí en la Tierra, se unió al plan de Dios para la redención de los pecados, cuidó y veló a Jesús hasta el día de su muerte, y por supuesto que en sus oraciones estaba Cristo, ella como la mayoría de las mamás oró por su único hijo para que cumpliera con su misión en esta Tierra, para que se realizará conforme a la voluntad de Dios, que fuera feliz como toda mamá desea.

María es una mujer de gran ejemplo para todas las mamás, es la guía para toda mujer que desea darle su ¡sí! a Dios.

Queremos brindarle nuestro total reconocimiento y veneración a nuestra mamita del Cielo, agradecerle por la muestra de amor para todos nosotros como hijos suyos y de su esposo nuestro Dios Padre; gracias por ese ¡sí! que nos permite llegar al regalo más preciado que todo hijo de Dios anhela; el llegar al Cielo, contemplar la presencia del Señor, Adorarlo en la eternidad.

Ella nos abrió las puertas de la eternidad al unir su voluntad con la de Dios, nos sigue custodiando con su santa intercesión, nos mantiene bajo el manto de su protección, es una madre fiel, amorosa, sincera, responsable, con virtudes dignas y que está dispuesta a cada momento enseñarnos como sus pequeñitos a ser mejores católicos, nos corrige, es tanta su preocupación por nosotros y nuestra salvación que se hace presente en sus apariciones aquí en la Tierra para darnos mensajes de corrección.

“Gracias Virgencita María por tu amor sincero, puro y fiel por nosotros tus hijitos como bien nos haces llamar, no te canses mamita de interceder a cada momento ante el Señor por el mundo. En este mes de mayo te felicitamos por ser la madre de Dios y madre nuestra; felicidades Reina del Cielo por tu pureza, maternidad y acojo hoy mañana y siempre”.

Cielo abierto: “Se quedó con ella”.

Cielo abierto: “Hazme ofrenda”.

Cielo abierto: “Levántate Amada Mía”.

Cielo abierto: “Eres María”.

Cielo abierto: “Se acerca”.

Cielo abierto: “El Nacimiento”.