Mantener una relación interpersonal con alguien conlleva un compromiso continuo y de amor, lo mismo sucede con Jesús Eucaristía.

Para conocer más a profundidad a Dios es necesario conversar con Él, tener interés por descubrirlo, acudir a una cita constante para saber lo qué Él piensa de mí, contarle sobre mis emociones, sentimientos, anhelos y sueños.

Te compartimos 5 pasos para mantener vivo el amor entre Jesús Eucaristía y tú.

1- Agenda una cita entre semana para visitarlo en el Santísimo Sacramento del Altar o dentro del Sagrario; el propósito de esta visita es mirarlo cara a cara, contarle todo aquello que necesitas expresarle y muy en especial escucharlo; abrir oídos a su voz para que puedas ser dirigido por Él, disponer tu corazón para sentirte amado y abrazado en ese momento.

Esta cita reforzará tu relación personal con Cristo a través de la Santa Eucaristía. ¡Contémplalo, déjate mirar por Él! 

2- ¡Vuelve al primer amor! Recuerda tu primer encuentro con Cristo, cómo te enamoró, qué sentiste al conocerlo, qué fue lo que te dijo y cuál fue la misión que te otorgó. Medita sobre ese momento, dale las gracias por todo lo vivido y si te has alejado de su amor, pide que nuevamente te conceda sentir esa felicidad que anhelas para tu vida.

3-¡Asiste a misa! Te sugerimos ir todos los domingos a alimentarte de Jesús con su cuerpo y sangre; escúchalo por medio de su palabra.

Cada domingo tiene un mensaje especial que darte, medita su evangelio y practica lo aprendido.

4- ¡Búscalo! Si está en ti conocer cómo ´por amor Dios se entregó a la muerte en la Cruz, puedes investigar en la Biblia o en el Catecismo de la Iglesia Católica los motivos por los cuáles decidió entregar su vida, cómo realiza el milagro de la transustanciación para alimentarnos con su cuerpo y sangre en la Santa Misa.

Así como te interesas por conocer más y más a una persona que te gusta; y que quisieras te acompañará durante toda tu vida, así pasa con Jesús; entre más lo conoces más te enamoras de Él.

5- El amor entre Dios y tú se reflejará ante tus actos continuos, testimonio y el trato con nuestro prójimo; esos son algunos de los frutos que se manifestarán en tu vida.

¡Muestra tu relación que tienes con Dios por medio de tu testimonio! 

Foto: Cathopic