¿NO ESTOY YO AQUÍ QUE SOY TU MADRE?

Cada año el 12 de diciembre se festeja en México a la Virgen de Guadalupe, aparición real aprobada por el Vaticano.

Un 12 de diciembre de 1531 la Virgen María se le presentó a un indigena llamado Juan Diego en el Cerro del Tepeyac, con la finalidad de que en su nombre pidiera al obispo Fray Zumarraga la contrucción de una Iglesia en el lugar de su aparición.

Al ver que el obispo no aceptaría tal idea, y que inclusive había solicitado pruebas a Juan Diego de lo que decía era verdad, la Virgen María nuevamente pidió al indigena subiera a la cima de la colina del Tepeyac para recoger flores y traérselas; debido a la época invernal y fría era imposible que éste hallará la encomienda; pero lo impresionante del caso fue que al llegar al lugar, encontró las flores, se las llevó a la Virgen para posteriormente presentárselas al obispo como prueba.

Una vez frente al Fray, dejó caer las flores mientras el tejido apareció, inexplicablemente la imagen de la Virgen de Guadalupe, que desde aquel momento se convirtió en el corazón espiritual de la Iglesia en México.

Desde su primera aparición existieron varios milagros en la historia de la Virgen de Guadalupe. Estos hechos se extienden hasta la actualidad.

Fue la madre de Dios quien decidió quedarse en México para la salvación de las almas, deseaba tanto se le construyera su casita para que miles de personas pudieran acudir a ella para solicitarle favores y gracias especiales.

La sociedad actual se ha ido alejando cada vez más de la presencia de Dios, esto trae como consecuencia el endurecimiento del corazón, existen nuevas ideologías que van en contra de la ley y diseño original de la creación de Dios; los divorcios y separaciones de matrimonios han aumentando, y por último la cultura de la muerte, el aborto: acto que deshumaniza al hombre.

Es importante acercarse nuevamente a la fuente de vida, al amor verdadero: Dios; quien busca un encuentro personal con sus hijos, y que nos ofrece un amor maternal a través de su mamá en la advocación de la Virgen de Guadalupe.

En este día tan especial para el mexicano, queremos y deseamos que tu vida se pueda transformar por medio de la poderosa intercesión de la Santísima Virgen María, y con la presencia real de Jesús Eucaristía; con gran entusiasmo te compartimos la Noche de Adoración que tuvimos en Basílica de Guadalupe titulada “Que te Adore todo pueblo”.